Agudelo “meigo”, vino de Betanzos

Este ha sido un viaje de fiestas: a los caneiros -de los que se hablará-, a ver subir el globo, a los Juegos Florales en honor del agudelo meigo, del vino de país. (Conste ahora que cuando yo dije, haciendo oficio de pregonero en los Juegos, que el vino de Betanzos era un ‘vino cadete en la posible Real Familia de los vinos gallegos’, era elogio lo de cadete y no peyorativa adjetivación. Y ya añadí que si algún día los gallegos nos poníamos a ello, y acordábamos un rey en el ribeiro y una reina en la familia de los dorados albariños, el agudelo de Betanzos sería como un señor infante niño, bullicioso y alegre, enamorado compañero

El viaje a Betanzos, Faro de Vigo (3 de septiembre de 1952) Recogido en El Pasajero en Galicia

Es el agudelo una vieja casta de vinos gallegos propios de la zona de Betanzos, donde lo sitúa Cunqueiro en su artículo. Una variedad que pudo desaparecer, como tantas otras, a causa de las plagas de filoxera que asolaron el país en siglos pasados.

Pero con plagas o sin ellas, la vid continuó entre nosotros en la zona de Betanzos con resultados no tan interesantes como se puede desprender del texto de Cunqueiro si tenemos en cuenta lo indicado por un estudio realizado por la Estación de Viticultura y Enología de Galicia, que llegó a la conclusión de que “no parece ser Betanzos la zona más adecuada para el desarrollo de esta variedad debido a su integral térmica baja… Los datos obtenidos en la EVEGA demuestran que, bajo unas condiciones climáticas favorables y una adecuada viticultura, Agudelo puede ser una variedad interesante para la produción de vinos de calidad ya como monovarietal o en mezclas con otras variedades”.

Después de siglos entre nosotros, el agudelo se incorporó al Registro de Variedades Comerciales a comienzos de 2011. Hasta entonces no existía legalmente.


Deja un comentario