Ancas de ra

Bajo estas aguas está Antioquía de Galicia, esa noble ciudad. Dejando a derecha mano la Señoría con su torre y sus campanadas, por el arco de la Espiga se pasa a la plazoleta del Naranjo, que así se llama por el que allí hay, y donde, bajo las armas de la reina doña Ginebra, está el más famoso hostal de la ciudad. El plato celebrado entre todos los que el huésped ofrece, ranas en salsa verde. Hay también ranas al limón, a la tabla del Papa y estofadas…

Viaje al país de la Limia. Faro de Vigo, 22 de decembro de 1953 (Recollido en El Pasajero en Galicia)

Resulta inevitable que escribindo sobre a Limia leve Cunqueiro ás súas páxinas as ancas de ra, posto que estamos no único lugar do país onde, ao parecer, sempre foi ben visto capturar ras e consumir a carnes das súas patas traseiras. Lembro as miñas andanzas entroideiras por aquelas terras, cando sempre tíñamos un ratiño para facer parada a comer unha fonte de ancas servidas polo taberneiro disfrazado con dous sombreiros, un de pano e outro de palla: o de palla para o sol –dicía- e o outro por se vai frío. Como se o sacaran dun relato de Cunqueiro.

Volve Cunqueiro sobre as ancas de ra en 1977 nun artigo titulado “Ranas, anís y ubre de cabra”, publicado na revista Primera Plana, unha publicación de destape na que ao pé dos artigos do mindoniense se podían atopar as fotos de calquera rapaza lixeira de roupa.

Conta Cunqueiro do tratamento que da unha pousadeira de preto de Tolosa de Francia a un peregrino que ía a Compostela a ver si o Apóstolo lle devolvía a saúde y lo ponía en forma para la vida marital. Escribe Cunqueiro: “Y no más salir la luna, vino la posadera en camisa al leche del caballero, y por su mano le dio la cena, que lo era de ancas de rana guisadas, y de capirote un vaso de agua de anís. Cenado el de Borgoña, recibió de la posadera un masaje de vientre, terminado el cual, ella misma puso al camarero a orinar en una maceta, envolviéndole después el miembro muy cuidadosamente en una ubre seca de cabra, no sin antes darle unos toques por ver que dureza alcanzaba”. Nos días seguintes seguiu o mesmo tratamento con ancas de ra, auga de anís e ubre de cabra, tratamento que deu resultado ao terceiro día, cando a pousadeira apareceu sen camisa, é dicir, espida. Ao remate el caballero se mostró dispuesto, y cubrió a la posadera con cierta alegría.

No mesmo artigo Cunqueiro asegura ter visto nun libro sobre Provenza a receita das ancas de ra como alimento esencial para que reponga fuerzas el que usa mucho de batallas venéreas.


Deixa unha resposta